Alcachofas rellenas (sin gluten, sin lácteos)

Super receta de mi suegra.
Unas deliciosas alcachofas, o alcauciles como en Huelva les llaman, rellenas.

No había hecho alcachofas nunca hasta el año pasado que aprendí un par de recetas para prepararlas, que le gustan a mi marido y así come algo de verde que no sea la lechuga de todas las noches.

La que no hemos conseguido que entre por el aro de las alcachofas es Lucía.

El otro día en un taller de recetas para niños, hablábamos madres y cocinero (padre) de que eso de los niño comen lo que ven comer, que con el el ejemplo aprenden, tururú…
En casa mi hija ve comer verde y hortalizas y ti-ni-ni…

Algunas cosas sí, se come la lombarda que da gloria. Y el tomate no le gusta pero el gazpacho que yo hago sin tomate (no se lo cree ya ni ella) el rechifla.
En puré le puedes meter de todo, pero enteras, contadas las verduritas.

Me quedo con el consuelo de la charla del otro día, que no me expurga la cebolla de las lentejas y cosas así, pero en fin, que todavía queda tarea con ella.

Volviendo a las alcachofas. No las había preparado nunca hasta ahora porque me daban pereza y pena todo lo que se desperdicia de ellas.
Pero oye, pues es lo que hay, comida de ida y vuelta, como dice mi suegra: coges la hoja la chupas y la dejas.

El caso que ya les he cogido el puntillo.
Y como ahora están de temporada, ricas y más baratitas, pues vamos a ponernos manos a la obra.

Aquí, tenéis una receta de alcachofas con carrillera y habitas para chuparse los dedos.

Y hoy os traigo unas alcachofas rellenas con jamoncito y huevo, para chupar las hojitas.

Vamos allá.

Ingredientes (para 4 personas):

• 8 alcachofas grandes, para poder rellenarlas bien.

Para el relleno:
• 2 huevos.
• 2 ajos.
• 120 g g de jamón serrano en taquitos.
• 4 cucharadas de pan rallado sin gluten.
• Sal y pimienta.

Para la guarnición:
• 1/2 kg de habas tiernas, de las pequeñas.
• 1 kilo de guisantes congelados.
• 1 cebolla.
• 2 dientes de ajo.
• 2 cucharadas de pan rallado sin gluten.

Elaboración:

Ponemos los huevos a hervir.

Preparamos un recipiente con agua y limón exprimido con una altura y capacidad que nos quepan y cubra las alcachofas.

Cortamos las puntas y el tallo con un poco de culo de las alcachofas.
Aprovechamos los tallos y el culo, picaditos para la guarnición. El tallo lo pelamos un poco y luego lo picamos todo. Reservamos.

Quitamos las hojas de más fuera que son las más duras, pero no muchas, para que se nos quede un buen recipiente del relleno.

Una vez deshojadas tenemos que hacer el hueco para meter el relleno.
Cogemos las alcachofas por la parte de abajo con la palma de la mano y golpeamos por la parte de las puntas sobre la encimara para que se abran.
Con los dedos abrimos un poco más el hueco por la parte superior.

Las metemos en el agua con el limón, para que no se oxiden y se pongan negras y feas, mientras preparamos el relleno.

Una vez hervidos los huevos, escurrimos y dejamos enfriar.

Los pelamos y picamos en cuadraditos chicos.

Pelamos los ajos y los trituramos, con un aparatejo de esos que los medio chafa medio corta, para que queden muy muy pequeñitos. Si no tenéis el susodicho aparatejo, pues bien picaditos con un cuchillo y tan bien.

Mezclamos bien todos los ingredientes del relleno: huevos, ajo, jamón serrano, sal pimienta y el pan rallado.

Sacamos las alcachofas del agua, escurrimos y las rellenamos con la mezcla que acabamos de preparar con ayuda de una cucharilla.

Vamos con la guarnición.

Para preparar las habitas.
Las lavamos, quitamos las puntas y la hebra si la tienen.

En una cazuela baja ponemos un culo de aceite.

Picamos la cebolla y los ajos y sofreímos en la cazuela.

Rehogamos las habitas, los tallos y culos de las alcachofas y los guisantes todo junto.

Añadimos un chorro de vino blanco.

Rehogar un poco.

Metemos las alcachofas en la guarnición, con el relleno hacia arriba, haciendo hueco entre el relleno.

Crubrimos de agua caliente por los huecos de las alcachofas, que cubra la guarnición no las alcachofas.

Salamos y echamos el pan rallado entre los huecos y movemos.

Tapamos y dejamos reducir hasta que las habas estén tiernas, vamos probando.

Listo y ¡a disfrutar!

También te gustará:

Deja un comentario