Barquitas de apio y queso azul (sin gluten, sin huevo)

Seguro que ya muchos estáis de vacaciones, a qué sí!
A nosotros todavía nos queda una semanita para descansar y desconectar.

Pero como ya estamos a medio gas, y en la cocina también se nota, os traigo una receta sin complicación alguna y fresquita.

Aperitivo apio y queso azul

Un saludable aperitivo de apio, con una deliciosa salsa roquefort y unas nueces.

El apio es un vegetal, de crujiente textura, de gran y peculiar aroma y sabor, muy saludable y digestivo; compuesto por un 95 % de agua logra hidratarnos a la vez que depuramos, eliminando toxinas y retenciones de líquidos de nuestro cuerpo.
Es rico en vitaminas, minerales, fibra y tiene muy pocas calorías.
Parece que regula el colesterol y mejora la circulación.
Contiene gran cantidad de compuestos que ayudan a prevenir la metástasis de células cancerígenas.
Es muy digestivo, tiene mucha fibra, ayuda a aliviar el estreñimiento, mejora el tránsito renal, acelera la digestión y elimina los gases.
Tiene un efecto saciante y es muy diurético gracias al potasio y el sodio.
Tienen propiedades antibacterianas, eliminando infecciones y toxinas; es antiinflamatorio.
Los minerales y los aceites esenciales que contiene tienen un efecto relajante sobre el sistema nervioso, aliviando el insomnio. Sus altos niveles de magnesio ayudan a relajarse y descansar.

Barquitas de apio y salsa roquefort

Vistas todas la propiedades de este fabuloso vegetal, vamos con nuestro entrante o aperitivo, perfecto para cuando tengáis invitados.

Ingredientes (para 4):

• 500 g de apio
• 200 g de queso roquefort
• 100 g de nata para cocinar
• zumo de 1 limón
• pimienta blanca
• sal
• Nueces picadas

Elaboración:

Cogemos los troncos de apio, los lavamos y les quitamos los hilos pasando un cuchillo o pelador.

Cortamos en trozos de unos 4 cm de largo y los conservamos en un bol con agua fría con unas gotas de limón y dentro de la nevera.

Cortamos el queso azul en taquitos.

En un cazo ponemos la nata, cuando empiece a hervir añadimos el queso roquefort y vamos removiendo con una cuchara de palo hasta que el queso se deslíe de todo en la nata.

Salpimentamos al gusto y dejamos reposar en la nevera una media hora.

Colocamos nuestras barquitas de apio en la fuente en la vayamos a presentar el plato. Vamos rellenando con la salsa roquefort y espolvoreamos con trocitos de nueces.

También te gustará:

2 comments

  • 3 Agosto, 2015 a las 19:49 // Responder

    ¡Mmmmmm! … Delicioso. Me gustó mucho y también a mi familia.

Deja un comentario