Bizcocho de fresas naturales y su versión sin gluten, lácteos ni azúcar refinado

Aprovechando que el tiempo nos da un respiro, y no nos morimos de calor con el horno encendido, y unas fresas que mi madre me ha traído de Aranjuez, vamos a preparar un sencillo y delicioso bizcocho.

2015-05-22 08.19.19

Os pongo la receta original y la versión para alérgicos e intolerantes al gluten y a los lácteos y sin azúcar refinado también.

La receta original es una adaptación de una que vi de Martha Stewart y la sin es el resultado de unos cuantos experimentos partiendo de mi versión de ésta.

Bizcocho de fresas sin gluten sin lacteos sin azúcar

Para darle un poco más de esponjosidad a los bizcochos sin gluten estoy experimentado con varios ingredientes.
Los que más se utilizan son las gomas, la xantana y la guar principalmente. Y, aunque son aptas para celiacos e intolerantes al gluten, al ser polisacáridos, en el intestino forman alcoholes al fermentar con la flora natural que tenemos y hacen que la tripa se nos hinche bastante y dan gases.
Molestias que tenía yo al tomar gluten, que si bien no me pongo malísima al comerlo, sí que tenía la barriga hinchada como un globo de forma constante. Así que vamos a evitarlas también.

En esta receta he probado con el agar agar, que se utiliza como espesante, gelificante y estabilizador de algunos alimentos.
El agar agar, o musgo del Japón o de Celián, es una sustancia que se obtiene de unas algas muy abundantes en el Índico y el Pacífico y que se ha utilizado desde hace mucho tiempo en los países orientales.
Es una alternativa vegetal a la gelatina animal, que no incorpora ningún sabor ni color a la preparación en la que lo añadamos.
Podemos hacer gelatinas; gelificar alimentos en caliente; espesar salsas, cremas, batidos, hacer gominolas y añadirla a los bizcochos sin gluten consiguiendo que no se desmigajen tanto, característica muy normal de este tipo de bizcochos.

Bizcocho fresa sin alérgenos

A mi me ha gustado el resultado. Ha quedado un bizcocho más jugoso (gracias a las fresas también) y sin desmigarse, con una textura diferente a uno glutoniano, pero muy rica y agradable.

Vamos con las recetas.

Ingredientes (para un molde de 25 cm):

Con alérgenos:
• 240 g de harina de trigo
• 1 y ½ cucharadita de levadura
• ¼ cucharadita de sal
• 3 cucharadas de mantequilla a temperatura ambiente
• 3 cucharadas de yogur griego natural
• 220g de azúcar
• 1 huevo L a temperatura ambiente
• 130 g de leche
• 3 gotas de extracto de vainilla
• Unos 100 g de chispitas de chocolate
• Unos 250 g de fresas

Sin gluten, sin lácteos y sin azúcar refinado:
• 220 g harina de arroz
• 1 y ½ cucharadita de levadura
• ½ cucharadita de agar agar
• ¼ cucharadita de sal
• 50 g de aceite
• 50 g de yogur de vainilla de soja
• 190 g de sirope de arce
• 1 huevo L a temperatura ambiente
• 130 g de leche de soja
• 3 gotas de extracto de vainilla
• Unos 100 g de chispitas de chocolate negro, sin gluten, sin lácteos y sin azúcares añadidos
• Unos 250 g de fresas

Elaboración:

Precalentamos el horno a 170ºC.

Lavamos y cortamos las fresas por la mitad y dejamos escurrir mientras preparamos la masa del bizcocho.

Yo uso un molde de 25 cm, desmoldable, la base la cubro con papel de hornear y luego lo engraso con spray desmoldante (podéis usar mantequilla los que podáis o aceite los alérgicos a los lácteos).

En un cuenco tamizamos la harina, la levadura, el agar agar (en su caso) y la sal.

En el bol de la batidora ponemos la mantequilla o el aceite en su caso, el yogur y el azúcar o el sirope. Batimos hasta que esté todo bien integrado, unos dos minutos.

Reducimos la velocidad y añadimos el huevo y luego la vainilla. Batimos e incorporamos la leche.

A baja velocidad, añadimos los ingredientes secos tamizados y batimos a velocidad baja y sólo hasta que estén integrados.

Incorporamos las chispitas de chocolate, movemos y vertemos la mezcla en el molde ya preparado.

Colocamos las fresas, con el corte hacia abajo y juntitas. Ponemos algunas chispitas de chocolate más por encima, entre los huecos de las fresas.

Horneamos a 160º C, calor arriba y abajo, en el medio, durante unos 45 minutos. Veréis que está lista cuando los bordes comienzan a despegarse del molde y como siempre, probando pinchando con un palillo hasta que éste salga limpio.

Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla unos 40 minutos. Pasado este tiempo, desmoldamos y si está suficientemente fría quitamos el papel de la parte de abajo pasando nuestra mano entre el mismo y el bizcocho.

Bizcocho fresas naturales

Se conserva perfectamente unos dos – tres días bien cerrada en un recipiente.
Al llevar las fresas hay que tener cuidado porque puede estropearse antes que los bizcochos normales, que se secan con el paso de los días pero tardan más en ponerse malos, yo creo que en casa nunca se ha dado el caso, jajaja.
Así que también podéis guardarlo en la nevera. Fría está igualmente rica, pero si lo preferís podéis darle un golpe de calor en el microondas, unos 10 segundos.

¡Qué la disfrutéis!

También te gustará:

3 comments

Deja un comentario