Bizcocho con lemon curd y chocolate negro

Cada vez que preparo este bizcocho me acuerdo de mi abuela. Ella lo hacía muchísimo. Y es que es el bizcocho de yogur de toda la vida, que está buenísimo, solo, mojadito en leche o café, con chocolate, o como más le guste a cada uno, ya que en cada casa tiene su toque especial. Recuerdo el olor que salía de aquel horno de la cocina económica, que inundaba toda la casa, qué nostalgia.

En este caso lo hemos “redecorado” un poco, rellenándolo de lemon curd y cubriéndolo con chocolate negro.

El lemon curd es un crema de fruta. Se hace con yema de huevo, azúcar, zumo y ralladura de limón, básicamente, cocinados a fuego suave hasta que se obtiene una crema espesa. También se puede hacer con naranja, mandarina, mango (¡tengo que probarla!), lima, moras…

Se puede usar como mermelada para untar en pan; para rellenar tartas, pasteles, bizcochos, tartaletas; también sirve para aromatizar postres o yogures, ¡o para comérselo directamente a cucharadas! Tiene un sabor muy intenso ya que lleva una proporción bastante alta de zumo y cáscara de la fruta elegida.

Lo podéis hacer vosotros en casa, (me apunto en pendientes haceros una entrada con la receta) o comprarlo ya preparado, aunque yo no lo encuentro en todos los supermercados.

La mezcla del lemon curd, un poquito ácido, con el chocolate negro queda increíble, ¡probadlo y veréis!

Ingredientes:

• 1 yogur de limón

Utilizando la medida del yogur:

• 3 medidas de harina
• 2 medidas de azúcar
• 1 medida de aceite de oliva suave

• 1 limón, la ralladura y el zumo
• 3 huevos L
• 1 sobre de levadura

Para la decoración:

• Unos 200-300 g de lemon curd
• Chocolate negro de cobertura

Elaboración:

Separamos las yemas de las claras y reservamos ambas.

En un bol echamos el yogur, la harina, la levadura, el azúcar, el aceite , las tres yemas, la ralladura y el zumo del limón y lo batimos con las varillas de la batidora.

A parte, montamos las claras a punto de nieve.

Una vez montadas se añaden a la primera masa, poco a poco, mezclando con una espátula muy despacio para que no se bajen.

Untamos el molde que vayamos a usar con aceite y vertemos la masa.

Metemos al horno precalentado a 180 C, en el medio, durante 45 minutos.

Cuando haya subido y esté ya algo dorado hay que abrir el horno y cubrir con papel albal el bizcocho para que no se tueste demasiado. Pero ¡cuidado!, no abráis el horno nunca antes de los 30 minutos porque se vendrá abajo el bizcocho.

Sacamos del horno, dejamos reposar en el molde unos 5-10 minutos, desmoldamos y dejamos enfriar en una rejilla.

Cortamos el bizcocho por la mitad y lo rellenamos con lemond curd. Tapamos.
Derretimos el chocolate de cobertura y lo echamos por encima del bizcocho con ayuda de un pincel.

¡Listo! ¡A disfrutarlo!

También te gustará:

2 comments

Deja un comentario