Cómo desgranar una granada fácil y rápido.

Llegando el otoño empieza la temporada de granadas, que se extiende hasta finales de Noviembre aproximadamente.

La granada es una de las llamadas “superfrutas” ya que es un alimento muy completo y posee gran cantidad de propiedades beneficiosas para la salud:

• Es rica en en antioxidantes, potasio, calcio, magnesio, hierro, manganeso, cobre, zinc y vitaminas C, B, E.
• Tiene muy pocas calorías pues tiene bajo contenido en hidratos de carbono. Por ello resulta muy valorada en dietas de adelgazamiento y para personas con diabetes.
• Parece que tiene efectos favorables para aliviar el asma, la fiebre y las enfermedades cardiovasculares.
• En gargarismos alivia la tos persistente (¡ésto tengo que probarlo!)
• Tiene propiedades diuréticas, evita la flatulencia y ayuda a combatir la hipertensión.
• Los taninos que contiene la granada son buenos para tratar casos de diarrea, ya que éstos actúan de manera contraria al efecto que tiene la fibra en el organismo.
• Estudios recientes indican que el consumo de granada puede resultar beneficioso en la prevención de ciertos tipos de cáncer.
• Su riqueza en manganeso puede justificar la fama de fruta afrodisíaca pues vitaliza el sistema nervioso y las hormonas sexuales.

Fuente: www.enbuenasmanos.com

A pesar de que las granadas son una fruta fantástica, parece que no tienen el éxito que se merecen y yo creo que es debido a su aparente incomodidad a la hora de comerla; que si hay que desgranarla, que si las pepitas, que si hay que tener cuidado porque te puede manchar la ropa,…

Pues bien, aunque parezca una ardua tarea, existe un método facilísimo y muy eficaz que va a hacer que no os de ninguna pereza comer esta fruta tan maravillosa y de ese color rojo tan intenso que me encanta.

Cortamos la granada por la mitad como en la foto.

Hacemos unos pequeños cortes, por la parte de los granos, en las zonas que veamos más piel.

Cogemos una de las mitades con la parte de los granos hacia abajo encima de la palma.

Nos colocamos encima de un cuenco y con un mazo (una cuchara, cazo,…) se empiezan a dar golpes suaves pero firmes y repetitivos sobre toda la superficie de la piel de la granada.

Nota: La foto no quedó como debería, cuando golpeemos la granada tiene que estar sobre la palma de la mano, como en la foto anterior a ésta.

Notaréis como los granos empezarán a desprenderse e irán cayendo al recipiente. Si no acaban de caer todos, quitar un poco de piel del interior, seguir golpeando y en un momento ¡habrán caído todos los granos!

Los granos salen enteros y perfectos, sólo queda quitar los posibles restos de piel que hayan caído en el cuenco y ya está.

Para elegirlas, escoged las granadas que presenten un color rojo que tire a marrón. Las de pequeño tamaño normalmente están secas, como leñosas e incomestibles. Cuanto más grandes sean, la pulpa será más jugosa. La piel debe de estar lisa y brillante.
He leído que la fruta está madura cuando presionándola un poco emite un ruido metálico, yo por más que las presiono no oigo nada y ya he dejado de hacerlo, porque entre eso y que no hago más que arrancar las hojas de las piñas (la piña se sabe si está madura cuando las hojas están verdes y bien sujetas, pero si tiramos de una hoja del centro ésta tiene que salir con facilidad) el frutero ya me mira raro.

Podemos prepararlas de muchas formas, como postre solas o acompañadas de zumo, vino o azúcar; también van fenomenal en ensaladas; en zumo están buenísimas.
Aquí os dejo algunas recetas con ellas y si necesitáis más inspiración, visitad esta página, www.pomegranates.org, hay muchísimas recetas con granadas.

Esta entrada está enlazada a la Fiesta de enlaces: vuestro mejor proyecto de 2012 de Personalización de blogs.

También te gustará:

12 comments

  • 16 Enero, 2013 a las 22:27 // Responder

    Jajaj, casi me muero con lo de que el frutero ya te mira raro! Pero que guay los dos trucos de cómo elegir las frutas!

    Y ya como desgranarla es la bomba!

    Mil gracias por compartirlo

    Besos,

    Blanca
    Personalización de blogs

    • 17 Enero, 2013 a las 9:38 // Responder

      Al final ya nos hemos hecho amigos, menos mal, porque no sabía si tendría que acabar cambiando de frutería, jajaja
      Me alegro que te hayan gustado los pequeños “trucos”, iré poniendo más cositas de este tipo.

      Gracias a ti por pasarte por aquí! Bienvenida!!!

      Un beso!

  • 17 Enero, 2013 a las 11:07 // Responder

    Mi madre lo hace a lo animal, coge la granada partida a la mitad y la “estampa” con todas sus fuerzas contra el banco de la cocina (que por suerte es fuertote), el pobre perro se espanta cuando oye semejantes mamporros pero parece que funciona 🙂

    Entre Manolos

    • 17 Enero, 2013 a las 17:53 // Responder

      Madre mía, cómo debe poner la cocina de granitos!!! Pero vamos, seguro que es efectivo, jajaja…
      Dile que pruebe de la otra forma, tardará menos en recoger todos los granos y el perro podrá dormir más tranquilo 😀

  • 18 Enero, 2013 a las 0:10 // Responder

    Hola!! No sabia yo esto….la granada es una fruta que me encanta pero siempre dejo la mitad por que me voy comiendo los granitos de uno en uno y al final de puro aburrimiento lo dejo! Pero me apunto la idea y para la proxima lo pongo en marcha! gracias!! xxx

    pd.Vendo desde La fiesta de enlaces

    • 18 Enero, 2013 a las 10:45 // Responder

      Suele pasar, está buenísima pero da una pereza desgranarla. Ahora ya nunca más!!!

  • 18 Enero, 2013 a las 13:21 // Responder

    Me encanta la forma de desgranarla :D, lo probaré cuando vuelva a tener granadas para comer, besos.

    • 18 Enero, 2013 a las 14:26 // Responder

      Para el año que viene ya, que la temporada ya pasó y las que hay ahora están ya un poco secas, 🙁

  • 22 Enero, 2013 a las 22:03 // Responder

    gran consejo… gracias

Deja un comentario