Crema de coliflor (sin gluten, sin lacteos, sin huevo)

Fácil, como todas las cremas, el truco para hacer especial esta receta es simplemente unos buenos ingredientes.

Y cual es el ingrediente principal hoy: la coliflor.

Sí, puede no parecer muy atractiva la receta, sé que es una verdura un poco odiada.
Pero esta cremita está muy buena y para los que no os apasiona la coliflor os aseguro que es una buena forma de tomarla.
Lo del olor, si os molesta mucho, no hay remedio, así que, o mascarilla o que os la preparen 😉 ¿Y a que se debe este olor? Pues a que tiene una pequeña cantidad de compuestos de azufre.

Imprescindible tomar verduras, ya los sabemos todos, pero cuesta, también lo sabemos.
Para mi las cremas son muy socorridas, en casa en invierno sobrevivo a base de ellas, soy muy de cuchara, y para los peques es una forma estupenda, fácil y que suele colar 😉 de que tomen verdura.
Que lo mejor es tomar toda la que sea posible en crudo o poco cocinada, pues dicen que también, pero mejor tomarla que no así que seguro que nos llevamos todas estas propiedades de la coliflor igualmente:
– nos aporta fibra.
– tiene gran contenido de vitamina C (que no sólo está en las naranjas y de hecho hay muchos alimentos con mucha más vitamina C)
– también tiene sales minerales, y los folletos y vitamina B6 que contiene hacen que sea un antibiótico natural para la sangre y el hígado y un reconstituyente para los riñones.
– además es baja en calorías, perfecta para controlar los kilitos.
– también se recomienda por su acción antioxidante gracias a los milagrosos glucosilonatos, isotiocianatos e indoles, los cuales contribuyen al sistema inmunológico.

Vamos allá con la receta

Ingredientes: (para unas 6 raciones)

• AOVE (aceite de oliva virgen extra)
• 4 dientes de ajo
• 1 cebolla pequeña
• 1 patata grande (unos 400 g)
• Una coliflor pequeña (unos 800 g)
• 1 chorro de bebida vegetal (arroz, soja, almendras)
• 600 ml de caldo de pollo (yo utilizo el del puchero)
• Agua y sal

Elaboración:

Cortamos la coliflor en ramilletes.

Pelamos la cebolla y la patata y las cortamos en trozos.

En una cazuela ponemos un chorrito de AOVE, sofreímos los dientes de ajo pelados enteros.

Añadimos la coliflor y rehogamos.

Echamos la patata y la cebolla y damos unas vueltas.

Incorporamos el caldo, la bebida vegetal y sal y dejamos hervir unos 25 minutos.

Pasamos por la batidora y rectificamos de sal si fuera necesario.

Listo ¡y a disfrutar!

Con esta receta colaboro en el canal Facilísimo, en “Postres con chocolate”.

También te gustará:

Deja un comentario