Cuajada casera (sin gluten, sin huevo, sin azúcar)

Una leyenda sobre el origen del café cuenta que un pastor de Abisinia (actual Etiopía) observó el efecto tonificante de unos pequeños frutos rojos que las cabras habían consumido. Estudios arqueológicos, aún por confirmar, datan del siglo XII el comienzo del consumo de tal bebida. Ahora, a comienzos del siglo XXI resulta que es de modernos hacerle fotos a una taza de café con leche y subirla a internet.

No sé si es que el mundo está loco o gira más deprisa de lo que yo lo hago, el caso es que he intentado adaptarme a su giro y, por eso, hoy traigo una receta de antaño, uno de esos postres que quedaron desfasados y relegados al nivel de “horteras” junto con las natillas con la galleta maría flotando.

Estos días me pregunté si a una persona que lleva las gafas de pasta, pantalones apretados, barba de chivo, sombrero echado hacia atrás y bufanda de lana gorda le haría ilusión aplicarle mil y un filtros de Instagram a un tarro de cuajada y la respuesta me vino enseguida, ¡claro que sí!

Cuajada casera con miel y nueces

Así que os traigo la receta de cuajada de mi abuela, ¿hay algo más retro que una receta de una abuela? Y además de ser perfecta para una foto de Instragram, está riquísima y es muy fácil de hacer y más todavía de comer.

Si te gustan las cuajadas éstas te van a encantar, porque no tienen nada que ver con las que se preparan con polvos.

Esta receta sólo tiene dos pequeñas complicaciones: encontrar la leche fresca, no uperisada, y el cuajo.

La leche

Lo ideal es usar leche recién ordeñada y de oveja.
Encontrar leche recién ordeñada va a ser casi imposible, porque no se comercializa; yo aprovecho cuando subo al pueblo y las preparo con leche de vaca recién ordeñada que me da un vecino y la verdad es que se nota la diferencia, tienen más sabor y cuajan mucho mejor.

Así que, salvo que tengáis la suerte de vivir en una zona con vacas u ovejas y podáis encontrarla, vamos a utilizar leche fresca y entera de vaca, que es la que tenemos más al alcance en cualquier supermercado, en algunos también la hay de oveja. Es la que se encuentra en la zona de refrigerados y debe estar pasteurizada, pero no uperisada porque si no, no cuajará.

El cuajo

Hay dos tipos de cuajo natural: el animal y el vegetal.

El cuajo vegetal se extrae de las plantas, siendo las más comunes la flor del cardo, la de la higuera o la flor de la alcachofa entre otras.

El cuajo animal, que es el que vamos a utilizar, es un fermento presente en el estómago de los mamíferos rumiantes lactantes, con menos de 30 días de vida, pues en este tiempo todavía no se ha sustituido la enzima rennina o quimosina (EC 3.4.23.4) necesaria para cumplir la función de cuajar (separar la caseína del suero).

Podemos encontrar el cuajo animal en las farmacias.

Cuajada casera

Ingredientes (para unas 6 cuajadas):

• 1 litro de leche fresca entera (pasteurizada, no uperisada).
• 1 rama de canela
• Nuez moscada
• 4 gotas de cuajo por tarro

Elaboración:

Ponemos a calentar la leche en un cazo con la canela en rama.

Cuando empiece a humear y vaya a romper a hervir retiramos el cazo del fuego, espolvoreamos con un poco de nuez moscada, removemos con una cuchara de madera, dejamos enfriar un poco y retiramos la canela.

Echamos en cada tarro de barro 4 gotas de cuajo.

Añadimos la leche y removemos con una cuchara de madera.

Tapamos los tarros con papel de aluminio y los dejamos reposar a temperatura ambiente, en un sitio sin corrientes de aire.

Cuando haya cuajado la leche, metemos las cuajadas en el frigorífico para guardarlas hasta que las consumamos.

Podemos tomar la cuajada sola, con azúcar, con miel, canela en polvo, nueces… Si le vais a añadir algún ingrediente hacedlo en el momento de tomarla, no las guardéis con él.

Cuajada con leche fresca y cuajo

Esta entrada está enlazada a la Fiesta de enlaces de personalización de blogs.

También te gustará:

27 comments

  • 18 Marzo, 2013 a las 17:22 // Responder

    Pues que quieres que te diga pero a mí los postres de toda la vida me vuelven loca. Mi abuela siempre ha hecho un arroz con leche de muerte que ahora hace mi madre como buena asturiana. No soy de lácteos, así que la cuajada no me llama nada, en todo caso, me recuerda a cuando, de pequeña, mi abuelo extraía el cuajo de la leche de la vaca Paloma (sin uperisar ni nada) con una tela para hacer el requesón.

    • 18 Marzo, 2013 a las 17:28 // Responder

      A mi también, están deliciosos, suelen ser mucho más sanos y en cuanto a lo que a mi se refiere, no pasarán nunca de moda! jajaja…
      Además es que la mayoría me traen muchos recuerdos a mi abuela, a como los preparaba, el olor, aquella cocina económica donde cocinaba a fuego lento,…
      Besos!

  • 19 Marzo, 2013 a las 14:53 // Responder

    Wow!! Estupenda receta!! Empecé a escribir mi blog porque los cupcakes y las layer cakes me enamoraron, pero el amor que perdura de verdad es por los dulces de toda la vida, eso es amor incondicional! Gustan a todos mucho más!!
    Un besote!!

    • 19 Marzo, 2013 a las 18:51 // Responder

      Gracias Lola! A mi me encantan los dulces y postres de toda la vida. Aunque ahora esté más de moda otro tipo de repostería, yo no los dejaré de lado nunca! Así que, seguiremos compaginando unos y otros, y además, así tenemos opciones para todos los gustos!
      Besos!

  • 20 Marzo, 2013 a las 12:22 // Responder

    ¡Uf! Pero qué buena pinta. Seguro que me animaré a hacerlo yo (aunque sea un poco desastre para estas cosas) Besitos 🙂

    • 20 Marzo, 2013 a las 15:34 // Responder

      Ya será para menos! Además son muy fáciles de hacer.
      Prueba y me cuentas que tal!
      Saludos!!!

  • 22 Marzo, 2013 a las 11:55 // Responder

    Que buena receta! Vengo de la fiesta de enlaces, porque me encanta la cuajada, y aún más si es con cuajo natural! Tengo que probarla, ya te contaré.
    Un beso!
    Montes

  • 22 Marzo, 2013 a las 12:41 // Responder

    Nunca me puse a buscar recetas de cuajada para hacerla en casa ya que me parecía muy complicado y….es muy fácil! No sabía lo del cuajo, así que hoy he aprendido una cosa más. Vengo de la Fiesta de Enlaces. Muchas gracias por la receta. Te aseguro que la haré! Un abrazo.

    • 22 Marzo, 2013 a las 14:52 // Responder

      Son de estos platos que parecen difíciles de preparar y luego no son nada, a mí me ha pasado con unas cuantas ya. Anímate a probarlas y ya me contarás!
      Saludos!

  • 22 Marzo, 2013 a las 13:36 // Responder

    Gracias por la receta. Una de las de toda la vida.
    Dices que hay que echar unas gotas de cuajo. Entiendo que lo venden en tarrito o dispensador de gotas.
    ¿Qué periodo tiene de caducidad?
    La última vez que entré en la farmacia a buscar un ingrediente culinario fue para la pectina y además de no tenerla me pusieron cara de para qué quieres eso.
    Vengo de la fiesta de enlaces

    • 22 Marzo, 2013 a las 16:35 // Responder

      De nada!
      Sí, el que yo tengo es un tarrito con un cuenta gotas. Caducidad: algo más de un año. La verdad es que no lo suelen tener, por lo menos donde yo voy, pero me lo encargan sin problema.

      Mis experiencias con las farmacias son también curiosas: compro la vitamina C en polvo en un bote de 1 kg, de Cofares, (que también me ponían cara rara al pedirlo) hasta esta anécdota: voy a pedir el bote a una farmacia y me dicen que tienen prohibido venderlo, pues si yo ya lo he comprado más veces, pues no puede ser porque no podemos venderlo, ¿y por qué no lo podéis vender?, porque es un producto químico! Mi cara fue un poema y sólo me dio para decirle que si el resto de medicamentos que vendían no eran productos químicos, a lo que no pudo responder nada claro. Y es que la razón de que, efectivamente, ya no lo vendan es que ese bote de 1 kilo costaba entre 15 – 20 €, y el Redoxón, por ejemplo, cuesta entre 5 – 8€ ¡10 gramos! Echa cuentas y ya vemos “el interés” por el que dejaron de vender el de Cofares, o que me lo expliquen.

      Un saludo!

  • 22 Marzo, 2013 a las 15:40 // Responder

    Hola! vengo de la fiesta de enlaces. Me encanta la cuajada, encima con ingredientes naturales tiene que salir espectacular, que hoy parece que todos prefieren cojer atajos.

    • 22 Marzo, 2013 a las 16:41 // Responder

      No tiene nada que ver con la de polvos y mucho menos con las compradas ya hechas. Está de muerte, es como la hacía mi abuela de siempre, fácil y riquísima.
      Gracias por la visita!

  • 22 Marzo, 2013 a las 16:22 // Responder

    Me ha encantado tu receta, a mi también me encantan los dulces tradicionales, esta la intento seguro, en un restaurante del pirineo hace tiempo, comí una cuajada que en nada se parecía a las que estamos acostumbrados; me dijeron que estaba hecha con leche recién ordeñada y cuajo natural.
    Gracias por la receta, esta tarde mismo voy a la farmacia a por el cuajo.
    Vengo de la fiesta de enlaces.
    Un beso

    • 22 Marzo, 2013 a las 16:49 // Responder

      Hola Ángeles! Pues aunque éstas están buenísimas, notarás diferencia con esas que probaste, porque la leche recién ordeñada hace mucho, en cuanto a sabor y cuajan mucho mejor. Pero como esa leche no se puede comercializar, nos tendremos que conformar con la fresca. Yo sólo las puedo hacer con leche recién ordeñada cuando subo al pueblo.
      Espero que me cuentes qué te han parecido!
      Saludos!

      • 22 Marzo, 2013 a las 16:52 // Responder

        Desde luego que te cuento en cuanto las haga. Gracias y besos

  • 22 Marzo, 2013 a las 22:02 // Responder

    Ummm!
    Me encanta la cuajada y si es artesanal, seguro que más…
    ¡La pena es no poder encontrar la leche fresca y el cuajo!

    • 24 Marzo, 2013 a las 21:07 // Responder

      Puede costar un poco pero tampoco imposible! En el Mercadona tienen leche fresca y seguro que en alguna farmacia te traen el cuajo sin problema.
      Saludos!

  • 23 Marzo, 2013 a las 22:52 // Responder

    Lucía te he visto en la Fiesta de enlaces y, además, con una de las cosas que más gustan en casa…no tenía receta tradicional, así que me quedo con la tuya…Lo haré sin dudar, además no les voy a decir nada…a ver qué dicen cuando la prueben, jeje!!

    Muchas gracias…ya te contaré…que con el cuajo seguro que tendré anécdota también!!
    Besines y hasta pronto!

  • 23 Marzo, 2013 a las 22:55 // Responder

    Yo otra vez, jeje! Que he visto los tarritos de tu segunda foto, los tengo yo también…qué gracia!! Y, por cierto, olvidé decirte que gracias, también, por la explicación que nos das, a cerca de la leche y el cuajo…muy instructiva!!

    Besines 😉

  • 25 Marzo, 2013 a las 12:09 // Responder

    Hola María!
    Pues ya me contarás a ver que les parece la nueva receta, espero que les guste, sino que mal voy a quedar! jajajaja…
    Una cosa, estas cuajadas quedan poco dulces, por lo que suele gustar más añadiéndole luego la miel o unas cucharaditas de azúcar. Si ves que aún así les falta azúcar, le puedes añadir dos cucharadas de azúcar a la leche al hervirla.

    El bote “bonito” es de unas cuajadas compradas (alguna he comprado alguna vez, pero no lo cuentes por ahí 😉 ), pero los que dices son los que tenía mi abuela de siempre.

    Menos mal que son útiles las explicaciones, que a veces no sé si me enrollo demasiado con ellas…

    Besos!
    Virginia.

  • 25 Marzo, 2013 a las 20:48 // Responder

    Tiene muy buena pinta. Yo pienso que este mundo hay de todo y que lo más importante es educar a nuestros hijos, no sólo intelectualmente, sino también el paladar, por ejemplo. Te aseguro que a mis hijas les gustan los móviles, ordenadores,moda, etc… como al que más, pero cuando tienen delante un buen plato, un buen postre te aseguro que lo saben apreciar, degustar y criticar si conviene ,jajajaja. Vengo de fiesta de enlaces. Besos.

    • 26 Marzo, 2013 a las 23:22 // Responder

      Hola Marbel,
      Totalmente de acuerdo. De momento mi pequeña no ha entrado en las modas y tecnologías, ya nos tocará. Y en cuanto a la comida, espero estar enseñándola a comer adecuadamente y sano, de momento come casi de todo y le encanta probar todo lo que le doy, así que no iremos por mal camino!
      A lo mejor tienes unas críticas culinarias en potencia en casa!
      Gracias por la visita! Saludos!!!

  • 9 Julio, 2014 a las 18:28 // Responder

    hola, la he hecho con leche fresca de expendedora pero no me ha cuajado, cómo la puedo rehacer usando la mezcla?

  • 11 Noviembre, 2015 a las 12:05 // Responder

    Hola Lucia!!!
    La he hecho con leche de vaca fresca la que venden en bolsa, y no me ha cuajado….hoy me traen leche de oveja recien ordenada y probare a ver que tal, ya te contare….tengo dos dudas, el cuajo entiendo que se guarda en la nevera, hay que dejar templar o se puuede echar recien sacado? Y la otra es, cuanto aguantan estas cuajadas en la nevera? Si consigo que me cuajen…..muchas gracias

    • 15 Noviembre, 2015 a las 22:25 // Responder

      Hola Elena,
      El cuajo guardalo en la nevera sí, yo lo saco cuando estoy preparando todos los ingredientes para preparar las cuajadas nada más y lo uso.
      Pues en casa no han durado más de dos tres días! Yo te diría hasta cuatro días, no creo que haya problemas. De todas formas un producto lácteos ves y hueles enseguida cuando está malo.
      Espero que las próximas cuajen!
      Saludos

Deja un comentario