Pimientos de piquillo rellenos de crema de queso (sin gluten)

Hoy estaba dudando en qué receta poneros, si encender el horno y preparar unas deliciosas galletas de chocolate, o algo más facilón y rápido.

Y como me he levantado con el día un poco caluroso otra vez y con miles de cosas que hacer por delante, me he decantado por un plato frío y sencillo de preparar, unos pimientos del piquillo rellenos, pero muy diferentes, no hay que rebozar, ni freír, como en las recetas tradicionales.

Este tipo de pimientos nos encantan en casa. Los suelo hacer rellenos de carne y con una salsa de tomate y bechamel, o rellenos de pescado y en este caso los rebozo y frío.

Sin embargo en verano no los preparo nunca, porque con el calor y la faena que llevan me dan muchísima pereza.

Hasta que hace unos años una compañera de trabajo nos dio la receta de cómo los preparaba ella, con un relleno frío y sin tener que freír.

DSC_0369

Y desde que la probamos es una de las comidas más socorridas para esta época en casa.
Perfectos para todos los días o para una comida o cena con invitados, ya que son sencillos de preparar, el resultado de mezclar la suavidad de la crema con el puntito más fuerte de los pimientos es espectacular y además, los podemos preparar con antelación y tenerlos reservados en la nevera para sacar en el momento de degustar.

DSC_0368

Ingredientes:

• Un bote de pimientos de piquillo (unos 11-12)
• 180 gr de queso cremoso para untar
• 8 barritas de surimi
• 2 huevos duros
• Sal y pimienta
• Aceite de oliva virgen extra

Elaboración:

Picamos en taquitos pequeños el surimi y los huevos duros.

Mezclamos con el queso cremoso hasta obtener una mezcla homogénea y salpimentamos.

Vamos rellenando los pimientos con la crema.

Reservamos los pimientos en el frigorífico hasta que los vayamos a servir, momento en el cual los regamos con un hilito de aceite de oliva virgen extra.

¿Os ha parecido fácil? Ya me contaréis si se convierte en uno de vuestros platos imprescindibles.

También te gustará:

Deja un comentario