Quiche de Roquefort

Volvemos con uno de estos pasteles salados que tanto nos gustan en casa.

DSC_0823

Esta fue la primera quiche que preparé en mi vida. La probé en una primada que organizamos con todos los primos de mi padre en la casa del pueblo de mi abuela, Torrelisa.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

No os sonará de nada, seguramente, es una pequeña aldea, a los pies de la Peña Montañesa.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Encantadoramente pequeña, con casas de piedra y una tranquilidad para relajarse y olvidarse de todo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Este dibujo es de la casa de la familia de mi abuela y lo hizo mi prima Bea. ¡Una artista! Aquí podéis ver sus trabajos, incluido este blog! Que le debo a ella todo el precioso diseño y fantástica organización.

Pues la receta que os traigo se la debo a otros de mis primos, Iván, cocinero de profesión en el restaurante de la familia, La Matilde, en Zaragoza.
Hace unos platos, mmm… y es que lo lleva en los genes, porque, ¡cómo cocina su madre!

DSC_0812

Ingredientes (para un molde de 25 cm)

• 1 base de masa quebrada o de hojaldre (receta)
• 250 g de Roquefort
• 1 cebolla grande
• Unas 6 cucharadas de tomate frito, como siempre digo, ¡casero!
• 400 ml de nata para cocinar
• 6 huevos
• Sal y pimienta

Elaboración:

Para preparar la base os remito a la primera receta de quiche que os dejé por aquí, la de espárragos y champiñón, pinchandoaquí

Y mientras se hornea la base, vamos preparando el relleno.

Cortamos la cebolla en juliana y el roquefort en taquitos.

Pochamos la cebolla un poco en una sartén con aceite de oliva.

En un cuenco echamos los huevos y los batimos con unas varillas, añadimos la nata, sal y pimienta y mezclamos bien.

Pasados los 10-12 minutos sacamos la masa del horno y retiramos los garbanzos tirando del papel de horno. Tiene que quedar más o menos así:

DSC_0927

Sobre la masa prehorneada extendemos el tomate frito, encima ponemos la cebolla pochada y por encima echamos los taquitos de roquefort.
Vertemos encima la mezcla de huevos y nata que tenemos en el cuenco y metemos al horno a 170º, durante 30 – 45 minutos, esta vez en la parte media del horno. Tiene que cuajar pero con cuidado de no pasarnos con el tiempo o se quedará muy seca. A los 30 minutos podéis probar a pincharla con un palillo en el centro y estará lista cuando éste salga limpio.

Esta quiche no sube tanto como otras que ya os he puesto por aquí. Pero aún así, sigo el mismo procedimiento.
Cuando veáis que ha subido y está ya un poquito dorada, apagad el horno y dejadla dentro unos 15 minutos más. Luego abrís el horno y la dejáis dentro, con el horno abierto otros 5 – 10 minutos.
Así conseguimos que la superficie quede perfecta, ni demasiado dorada ni que se agriete.

Sacamos del horno, desmoldamos y ya la tenemos lista para servir, tanto caliente como templada.

DSC_0833

¡Qué os aproveche!

También te gustará:

4 comments

  • 18 Febrero, 2014 a las 14:44 // Responder

    Enhorabuena por esta receta!!! Seguro que me gusta pues este queso es de mis favoritos!!!
    Te ha quedado perfecta;)
    Besitos!!

    • 3 Marzo, 2014 a las 20:49 // Responder

      Gracias! A mi es que el queso me pierde. Creo que todavía no he encontrado ninguno que no me guste. Ya me contarás qué te parece!

  • 22 Febrero, 2014 a las 16:54 // Responder

    Hola! qué bonita la foto del pueblo! nos encantan las quichés, seguro que esta está buenísima, muchísimas gracias por la receta, besis!

    • 3 Marzo, 2014 a las 20:51 // Responder

      Verdad? Tiene un encanto de estos que es difícil describir, o por lo menos a mi me cuesta, jajaja
      Sí que lo está :), ya me diréis si os animáis. Un beso!

Deja un comentario