Receta para niños con kiwis Zespri: gelatina de kiwi natural (sin azúcar refinado)

Y por fin parece que el frío llega.
Durante todo el año, pero especialmente en este tiempo, es muy importante aportar a nuestra dieta vitamina C, para reforzar nuestro sistema inmunológico y combatir así las gripes y resfriados que nos acechan y, sobre todo, teniendo niños en casa, que nos vienen cargaditos de todos los gérmenes y bichos imaginables e inimaginables.

Podemos encontrar la vitamina C en muchas frutas, como ya sabemos en la naranja y demás cítricos, pero a veces no es tan conocido en muchas otras frutas y alimentos que poseen una concentración mucho mayor de esta vitamina tan necesaria, como es el caso del Kiwi, ¡con un 75% más que las naranjas!
Además nos aporta fibra, tomar un par de ellos en ayunas nos ayuda a regular el tránsito intestinal; tienen un alto contenido en potasio, fósforo y magnesio; son bajos en calorías y son una fuente de ácido fólico, perfectos para embarazas.

Es una fruta que no cuesta nada comerla, que a veces parece que nos da un poco de pereza (a mi me pasa) ponernos a pelarlas. El kiwi basta con cortarlo por la mitad y comérnoslo a cucharaditas, perfecto para perezosos y para los más pequeños. Fantástico también para que los niños se lo lleven al colegio, pelado y todo, porque no se oxida tanto como otras frutas.

En casa, como ya sabéis, no es que cueste mucho que coman fruta, pero, como suele ser habitual que a los niños les cueste un poco, aquí vamos con una receta que se les haga más apetitosa a la vista.
Y es que ¿a qué niño no le gusta una deliciosa gelatina?

gelatina fruta natural

Y si ya es totalmente natural, sólo 100% fruta fresca, hecha con gelificante vegetal (el agar agar) y sin azúcares refinados, ¿qué más le podemos pedir?
Pues que esté buena no, jajaja… Pues para eso sólo nos hace falta unos kiwis de calidad, como los Kiwi Zespri Green, y que estén bien maduros, porque si no, aunque sea en gelatina, ácidos siempre cuesta un pelín comerlos.

kiwi zespri green

Es una receta fácil, rápida, sana e ideal para que sean los mismos niños quienes la elaboren. En casa a mi hija le encanta meterse en la cocina conmigo y ponerse manos a todo lo que pille; una actividad perfecta para compartir tiempo con nuestros hijos, enseñarles a cocinar y unos hábitos de vida saludables.

Y además apta para todo tipo de alergias e intolerancias alimentarias ya que es sin gluten, sin lácteos, sin huevo, sin azúcar refina, y apta para dietas vegetarianas y veganas al no utilizar gelatina animal.

gelatina de kiwi natural sin gluten sin lacteos sin huevo sin azucar refinada

Vamos al lío.

Ingredientes:

• 400 g de Kiwi Zespri Green, ya pelado (unas 4-5 piezas)
• 20 g de sirope de ágave
• 8 g de agar agar en polvo (1 y 1/2 cucharaditas aproximadamente)

Elaboración:

Pelamos los kiwis. Para que los hagan nuestros peques ellos solitos y sin peligro, sólo hay que cortarlos por la mitad y que ellos vayan sacando toda la pulpa a cucharadas.

cortamos y pelamos los kiwis

Y con esta cuchara – cuchillo de Zespri Gold ya sin problema ninguno a que se corten los deditos, pero el kiwi lo corta a la perfección

kiwi con cuchara

Ponemos los kiwis pelados en el vaso de la batidora/picadora, en mi caso utilizo la Thermomix, y trituramos hasta que esté bien líquido.

Podéis colarlo para quitarle las semillas, entonces necesitaréis unos 100 g más de kiwi. A mi me gusta sin colarlo y así se aprovecha bien toda la fruta.

Ponemos en un cazo la mitad del kiwi triturado, calentamos y vamos espolvoreando el agar agar mientras removemos.

Mezclamos bien y dejamos que rompa a hervir.

Retiramos del fuego e incorporamos el resto del kiwi sin dejar de remover.

Vertemos nuestra mezcla en los moldes elegidos y dejamos reposar en la nevera hasta que cuaje, unas 5 horas, o de un día para otro mejor.

Pasado ese tiempo desmoldamos con cuidado la gelatina, procurando que no se rompa. Nosotras probamos en unos moldes mini y monísimos de dinosaurios, pero se rompieron todos al desmoldar, mejor en unos más grandes y sin muchos recovecos. De los otros salieron perfectos.

Desmoldamos la gelatina

Y así de fácil, listo para disfrutar, un postre de lo más saludable para que nuestros peques y no tan peques coman un poquito más de fruta.

Con esta receta participo en el sorteo realizado por Zespri y Madresfera de recetas con kiwi para niños

También te gustará:

Deja un comentario