Regalos para los invitados a nuestras celebraciones (Bodas, Bautizos, Comuniones, Cumpleaños)

De un tiempo a esta parte se ha puesto de moda hacer regalos a los invitados a las celebraciones, no sólo de bodas y comuniones, que venía siendo habitual, sino también de bautizos, baby showers, cumpleaños, aniversarios etc.
Se trata de ofrecer un recuerdo de ese día tan especial, de forma que no quede sólo en la mente de los protagonistas, sino también en la de todos los que nos quisieron acompañar ese día.

DSC_0019

Pero aquí es donde me gustaría hacer una reflexión sobre los detalles que hacemos en estas ocasiones. Y es que cuando estaba organizando mi boda, este tema fue toda una odisea.
Según mi marido algunos regalos “deberían venir con una nota de disculpa, son feos, grandes, no tienes donde ponerlos ni meterlos pero como te da pena que, después del esfuerzo que han hecho los anfitriones, tengas la sangre fría de dejarlo “olvidado” en la mesa, pues lo echas al bolso y ya lo dejarás en un cajón hasta que en una limpieza lo tires”.

Así que, para nuestra boda, decía que nada de regalitos, que era gastar el dinero para que luego la gente lo tirase a la basura, pero yo no estaba de acuerdo, quería tener algún detalle, aunque sí que quería que fuese algo más o menos útil, que no fuese un chisme, novedoso, singular y que no se quedase “olvidado” en las mesas.

Tras mucho pensar y negociar con mi marido, decidimos que a las mujeres les daríamos una rama de bambú, que es algo bonito, original, natural, no ocupa mucho y no da trabajo ninguno.
Y a los hombres un puro, que es clásico, pero mi padre quería dar el puro sí o sí, y dado que no le dejamos meter baza (ni a él ni a nadie más) en nada de la boda, pues le dimos el gusto con lo del puro.

En aquel entonces no conocía todavía el mundo del Sugarcraft, que si no, no hubiese dudado en qué regalar en nuestra boda.

Novia

Obsequiar a los invitados con unas galletas decoradas y totalmente personalizadas me parece una idea genial (y no porque yo las haga), sino porque es algo muy diferente, curioso, ocupa poco espacio si la gente las quiere guardar como recuerdo y encima son decorativas y si no, pues con comérselas basta, porque están buenísimas.

Galletas bodas

Además, sale por el mismo precio que cualquier otro regalo, ya sea hortera o no, pero da el toque de elegancia, sorpresa y distinción que pretendías dar a tus celebraciones.

Tartas

Como os comentaba no sólo para las bodas, mirad éstas que monas para las comuniones

DSC_0155 (2)

Y como recordatorio para un bautizo

1

O cumpleaños

DSC_0342

Podéis ver más modelos en el apartado de Creaciones y se puede elaborar cualquier otro modelo que encaje con vuestros gustos y preferencias.

También te gustará:

6 comments

  • 4 Abril, 2013 a las 12:04 // Responder

    Y además, en tu caso, porque tus galletas son preciosaaaaaas.

  • 6 Abril, 2013 a las 8:41 // Responder

    Qué casualidad, escribimos justo de lo mismo! Yo creo que lo de los regalitos es algo totalmente prescindible: nadie va a una boda esperando un gran regalo. Feliz finde!

    • 8 Abril, 2013 a las 21:32 // Responder

      Sí, es que estamos en las fechas que toca hablar de esto.
      La verdad es que sí, además de un gasto más, que con la de cosas que hay que poner ya, es un suma y sigue, aunque depende de como te plantees la boda, la mía es que fue un poco bastante fuera de lo normal.
      Lo que pasa que ya no sé si es moda o se ha convertido más en una costumbre y ya da como cosilla no regalar nada, aunque bien es cierto, que, como dices, yo no espero nada, me da exactamente igual, e incluso prefiero no irme cargada con una inutilidad horterilla en el bolso 😉
      Besos!

Deja un comentario