Dulces navideños: Roscos de vino (sin huevo, sin lácteos)

Decía Forrest Gump que la vida es como una caja de bombones, que nunca sabes cuál te va a tocar, aunque siempre se puede hacer trampas mirando la pegatina con el surtido debajo de la caja. Pues con los hornos pasa lo mismo, nunca sabes qué puede salir de ellos, si será un asado, una pizza, un bizcocho o la muñeca de tu hija.

Hoy he decidido sacar del horno ese gran odiado a la par de disputado dulce de las cajas de surtidos de mantecados y polvorones, el rosco de vino. Al decírselo a mi marido, además de llamarme hortera, me preguntó si las fotos las haría con esas cámaras que te tapan la cabeza con un trapo negro para ir a juego con el dulce. A la vez, su hermana se relamía porque es el dulce que más le gusta de la Navidad.

Pero bueno, como nunca llueve a gusto de todos y yo siempre uso paraguas, me da igual el tiempo que haga con tal de probar nuevas recetas, ésta de la mano de mi suegra que para eso la receta es suya.

Roscos de vino navidad sin huevo sin lactosa

Ingredientes:

  • 500 g de harina de trigo.
  • 1 cucharada de anís dulce.
  • 125 ml de vino dulce (nosotras hemos usado mistela blanco).
  • 200 ml de aceite de oliva suave.
  • 125 g de azúcar glas. También podemos usar azúcar caster, azúcar blanco molido con la thermomix, u otro robot de cocina; quedan igual de buenos y sale algo más económico que el glas.
  • Azúcar glas, o caster, para rebozar.
  • 20 g de sésamo.
  • 1 cucharadita de canela.
  • La ralladura de un limón.
  • 1 naranja, la mitad de la piel en tiras y la otra mitad rallada.

Elaboración:

Freímos el aceite la piel de media naranja y dejamos enfriar un poco.

En un bol ponemos la harina, hacemos un hueco en el centro y echamos en el aceite de freír la naranja ya tibio.
Mezclamos con una cuchara de madera.

Añadimos el vino dulce, el anís, el azúcar, el sésamo, la canela y las ralladuras. Mezclamos bien con la cuchara y amasamos a mano hasta que se despega de la superficie de trabajo.

Estiramos la masa con un rodillo dejándola entre 1 cm, 1 cm y medio de grosor. Cortamos con unos cortapastas redondos de dos tamaños para darle la forma de rosco a la masa, o con un vaso y un tapón de botella.

Volvemos a amasar los recortes, estiramos, cortamos y así hasta terminar con la masa.

Ponemos papel de horno en la bandeja, colocamos los roscos y los metemos al horno, precalentado a 180 C, unos 22 minutos.

Los sacamos y en caliente los rebozamos con azúcar glas.

Roscos de vino dulces navideños

¡Listos y buenísimos!

También te gustará:

6 comments

  • 17 Diciembre, 2014 a las 9:38 // Responder

    He hecho estos roscos y me han salido buenísimos. Muchas gracias por la receta. Son muy sencillos y las medidas son tal como aquí aparecen. A partir de ahora ya no voy a comprar roscos en Navidad, haré estos.

    • 17 Diciembre, 2014 a las 12:04 // Responder

      Hola Bego!
      Muchas gracias por compartir por aquí tu experiencia con la receta.
      Y me alegro mucho que te hayan gustado. Yo tampoco compro ningún otro ya, jajaja…
      Saludos!

  • 1 Diciembre, 2015 a las 16:51 // Responder

    Hola! A mi también me salieron riquísimos. En casa no podíamos parar de comerlos 🙂 Muchas gracias por compartir la receta. Besos

    • 1 Diciembre, 2015 a las 16:55 // Responder

      Hola Estrella!
      Me alegro muchísimo!!! Muchas gracias a ti por tu comentario.
      Saludos!

Deja un comentario