Smoothie de mango, piña y papaya (sin gluten, sin lácteos, sin azúcar)

Pido disculpas por adelantado si me pongo muy pesada estos meses con el mango.

Pero es lo que toca cuando una fruta o verdura está de temporada, consumirla, consumirla y consumirla.
Es cuando están en su mejor punto de maduración (o deberían, ya que suelen recogerlas muy verdes) y mucho mejor de precio que fuera de temporada.

Hoy receta fácil, sana y fresquita.
Perfecta para un desayuno, media mañana o merienda.

Lo de sana me da un poco de recelo ya ponerlo, porque últimamente leo que ahora resulta que los smoothies no son tan “saludables” como los han pintado.
Que digo yo, que no sé qué les han “pintado”.
Obviamente hablo de los caseros, los industriales llevan azúcares mil e ingredientes a veces que no entiendo, por lo que por supuesto que esos de sanos nada de nada.

Pero en casa los preparamos con fruta y ya básicamente. Yo no les añado ningún tipo de edulcorante casi nunca, y si lo hago es estevia, panela o azúcar moreno de caña integral y poca, muy poca. Alguna bebida vegeta, que uso las que son el cereal, agua y sal, o algún lácteo sin azúcar.

Pues eso, que estamos hablando de fruta triturada. Y que, efectivamente hay que seguir tomando la fruta por piezas o raciones, no siempre en batidos, pero no le veo yo lo de “no tan saludable”.

El caso, yo de momento sigo con mis batiditos ricos y smoothiebowls para los super desayunos.

Vamos al lío.

Ingredientes para un vaso:

• 100 ml de bebida vegetal al gusto o leche.
• 200 g de mango
• 100 g de papaya
• 100 g de piña
• Opcional: una pizca de jengibre en polvo y otra de cardamomo en polvo
• Toppings: semillas de sésamo con papaya

Elaboración:

Pelar las frutas y trocear.

Yo las tengo picadas y congeladas. No es imprescindible.
Con esto consigo que el batido esté super fresquito y muy cremoso.

Si usais frutas congeladas necesitáis una batidora potente, de las que piquen hielo.

Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora y trituramos.

Listo y ¡a disfrutar!

También te gustará:

Deja un comentario