Superando retos: Spartan Race

El pasado domingo 29 de Mayo se celebró en San Agustín de Guadalix (Madrid) la famosa Reebok Spartan Race, una de las pioneras en lo que a carreras de obstáculos se refiere.
Supongo que habréis visto películas donde los soldados se arrastran por debajo de alambradas, escalan muros imposibles, se manchan de barro y os habéis preguntado “¿Y esto es necesario?”.
Pues vista la aceptación que tienen este tipo de carreras, la respuesta es afirmativa, de hecho la gente se da guantazos para participar en una carrera donde luego se llevan ellos los golpes y, oye, ¡es muy divertido!.

Cuando mi marido empezó a correr, hace por ahora ya dos años, una de las experiencias que quería vivir era participar en la Spartan.
Así que cuando desde Madresfera me ofrecieron la posibilidad de ir a esta edición de la carrera, no dudé en apuntarme y cruzar los dedos haber si había suerte y podíamos formar parte del equipo que participaría en el #RetoArielSpartan.
Y cuando se lo dije a mi marido se puso como loco y le faltó el tiempo para decirme que él corría por mi, jajaja… porque, como ya os comenté por aquí, yo soy más del powerwalking (y flojito).

El reto, al menos desde mi punto de vista, era doble.
Por un lado que los corredores acabasen vivos y, por otro, que la blanca e impoluta equipación que nos daría Ariel, quedase igual de blanca e impoluta tras revolcarse por el barro como cochinos en su charca.

¡Y hubo suerte!
Y para allá que nos fuimos la tropa entera, peque incluída, a tirarnos en el barro, disfrutar y además sin preocuparnos luego de tener que lavar la ropa, porque nos la van a devolver blanca impoluta, esperemos…

carreras en familia

Aquí el equipo Madrésferico listo para empezar con el reto

Equipo bloggers madresfera spartan race ariel

Coincidimos con compañeras blogueras y sus familias: Emma de Emma me mata, Gloria de Mimo de mami, Benito, el marido de Laura Oton de Laura Oton on life, Javi, el marido de Marga de Subida en mis tacones, Pachu de Pompas de Elefante, Ana de Pequeña Hormiguita y Mónica como siempre acompañándonos y haciendo que todo saliese estupendo.

A las once y media salía el equipo del reto Ariel, todos muy blanquitos y listos para superar retos. Calentamiento, explicación de las reglas antes del disparo de salida. Todos preparados, espartanos ¿cuál es vuestro oficio? Aroooo y comienza la experiencia, por un lado corredores y por el otro las reporteras gráficas del evento, jajaja…

DSC06006

(Foto cedida por el equipo Ariel)

Y allá que fuimos acompañándolo en los últimos obstáculos de la carrera. Fue muy emocionante ver cómo superaba cada obstáculo y nos dejó con la boca abierta de cómo los iba superando.

barro carreras spartan race

obstáculos spartan race

Por lo que llevo vivido y compartido con Pablo en estos años de runner he podido comprobar el buen ambiente y compañerismo que se vive en las carreras y en esta fue también algo digno de mencionar. Como se animan unos a otros, como se ayudaron entre compañeros de equipo y de otros equipos, a superar pruebas y seguir avanzando, todo un ejemplo de deporte en equipo y de espíritu de superación.

DSC04424 - copia

(Foto cedida por el equipo Ariel)

Gracias en especial a Jose Luis Abajo Pirri, medallista olímpico de Esgrima, que estuvo con el equipo Ariel pendiente de todo y echando una mano a todos los compañeros de equipo.

¡Y primer reto conseguido!
Acabar la Spartan Race, sano y salvo, aunque un poco magullado. Y yo orgullosísima de él por la capacidad de esfuerzo que tiene, espíritu de superación y voluntad que le pone a todo lo que hace.

reto conseguido spartan race reebok

Y ahora le tocaba el turno a Ariel.
Antes de entrar a las mangueras con agua helada que cortaba para adecentarse un poco, el equipo de Ariel nos esperaba para recoger las equipaciones y llevárselas para lavarlas y demostrar que podían quitar toda la suciedad que llevaban encima.

Mientras esperábamos a que Ariel hiciese la colada, nos prepararon un catering en la carpa.
Qué tengo que darle yo el toque culinario a la entrada también claro.
Para mi fue estupendo, me gustaron mucho los platos que pusieron y además ¡podía comerlos!
Que me fui cargada con mi comida pensando en que habría bocatas, pasta y pocas cosas sin gluten y resulta que pusieron ensaladas de quinoa, hummus con zanahoria y pepino, jamoncito, zumos naturales de frutas y hortalizas, rollitos de salmón y sí también bocadillos y algo de pasta al final.

catering ariel spartan race

Como os digo, a mí me encantó. Pero para los corredores creo que fue poco apropiado.
Primero porque fue poca cantidad para los que estábamos, y segundo porque lo que necesitaban tras la carrera era un buen plato de hidratos de carbono y eso fue escaso.

¿Y qué pensáis qué paso con la ropa?
Nosotras estuvimos malmetiendo con que el barro es fácil de sacar, que en el tejido de la equipación que nos habían dado no se pegaba mucho el barro,…
Ya sabéis que es muy fácil criticar, pero aquí es donde tengo que reconocer que tuve que haberme dado un puntito en la boca, porque no he sido capaz de sacar los calcetines a la luz, se les ha quedado un color a pañal sucio que no hay forma de sacarlo (estoy pensando que podría usar Ariel en vez de lejía, ¿no?, hay veces que no aprendo…)

Pues a lo que iba, Ariel nos devolvió la ropa impoluta y oliendo a limpio, osea, que no nos dieron el cambiazo por una nueva. ¡Reto conseguido Ariel!

Aquí salen los corredores con su ropa recién lavada y esas medallas que ninguno se quitó en ningún momento, y eso que pasaron varias horas entre que se las dieron y nos hicimos la última foto.

DSC06318

(Foto cedida por el equipo Ariel)

¡¡¡Felicidades campeones!!!

Gracias Ariel por darnos la oportunidad de disfrutar de esta carrera y ¡lavarnos la ropa!

A Madresfera por hacernos partícipes de experiencias nuevas, divertidas, entretenidas y en familia.

A todas las compañeras blogueras, sus maridos y familias, por los buenos ratos que pasamos y las risas que nos echamos.

A todos los participantes espartanos por ayudar, disfrutar y compartir esa energía tan maravillosa y compañerismo.

Y a mi marido por su capacidad de superación, por vivir sus pasiones con nosotras y por compartir un ratito de mi mundo blogueril conmigo y las compañeras ese día y ¡dejarse fotografía con buena cara! a pesar de lo pesada que soy, jajaja…

También te gustará:

Deja un comentario